Presentación...

Presentación...
Portadas...las hice con cariño, así que no se quejen si no están muy lindas ^^

"Nindë Tinehtelë" El Extraño Libro...

-capitulo uno-


”El Extraño Libro"










"Estoy sola contra el" pensé sintiendo, por un momento, un acceso de pánico, que desapareció enseguida. No, en ese momento menos que nunca podía darme el lujo de ser débil.
Cuanto habían tenido que perder mis amigos por esta guerra, todo aquello por lo que había pasado mientras viajábamos juntos, "Nick" Estaba lista para darlo todo en el ultimo intento desesperado. Cuando, como si me lo hubiesen susurrado al oído, recordé palabras que se habían dicho hace mucho tiempo y no a mi precisamente, palabras que sin embargo sabía, por coincidencia o más bien por cosa del destino, palabras que se acumularon espesas en mi mente, tratando de dar paso a una idea que no quería surgir, que parecía querer quedarse allí por su eternidad… Y sin embargo ver como mis amigos yacían a mi lado inconscientes, indefensos, prendió en mí la chispa de desesperación faltante para que mi surgente idea se terminara de alumbrar.
"¡Ya lo se!" pensé triunfante

- Hasta cuando no vuelves a la tierra Amy, ¡te acabo de pedir algo! – apremió la en ese momento desagradable voz de mi madre desde algún lugar de la casa.
-¡Ya voy!- grité algo molesta desde mi habitación, mientras pensaba en lo verdaderamente feliz que me hubiera hecho si realmente hubiera tenido que “volver a la tierra” para atender las quejumbrosas peticiones de mi madre.
Pero como siempre, yo seguía metida en este tedioso mundo, bastante distraída es verdad, pero aquí al fin y al cabo.
Y nuevamente me había visto obligada a salir de mi “alucinante” ensueño, justamente cuando estaba apunto de descubrir la manera de derrotar a ese odioso mago… Suspiré, mi madre y sus tonterías tenían la curiosa habilidad de irrumpir en mi espacio precisamente en los mejores momentos.
Aunque la verdad, reflexioné enseguida, es que momento en que se le ocurra llamarme siempre interrumpirá algo importante, porque así vivo yo, constantemente entre una ensoñación y otra, todas para mi igual de importantes, a pesar de su evidente irrealidad…


Era curioso, como aun a los 15 años, yo seguía soñando con hadas y dragones… Pero nada le podía hacer, yo era así y punto.
Tampoco es que el detalle de estar la mayoría de mi tiempo fantaseando me hiciera muy distinta a los demás, por lo menos no todo lo distinta que yo quisiera. Con mi normal estatura (de 1,65 mtrs… muy dentro de la media) pelo castaño liso, ojos de un común verde pardo, mirada atontada y distraída, facciones que me hacía ver menor y más inmadura de lo que soy, condición física promedio, moderada cantidad de amigos, ninguna facultad mental o física impresionante, y humana hasta el último pelo… Yo era lo que podría definirse, para mi más absoluto fastidio, como una chica completa y exquisitamente normal. Sin nada destacable, a excepción que se pueda considerar destacable ser una lectora compulsiva, (siempre “tengo” que tener algún libro a mano, sólo por si acaso), medio desquiciada, e hiperactiva. O el hecho de que me encantaba imaginarse que vivía en alguna especie de mundo mágico con poderes especiales, y que por eso resultase castigada siempre, Me encogí de hombros a la vez que bajaba las escaleras de dos en dos y me sumergía en mis pensamientos más profundos.


Tomé el papel y se lo llevé a la “bruja”…Ah que ironía de vida, una que vive queriendo conocer una bruja de verdad y le colocan este simulacro que nada más pareciera tener pregrabadas frases como “Estas castigada” “hija ¿te puedo pedir un favor?” “¿Cómo se te ocurre hacer eso?” Sonreí a pesar de mis pensamientos mientras entraba en mi pieza, tampoco me podía quejar mucho de mi madre, yo la quería mucho…
Mi mirada se poso en la ventana y avancé hasta allá ya completamente distraída… pensaba en el libro que acababa de leer, yo siempre había sido consciente de mis ausencias en el mundo real, pero aun a sabiendas de eso también me había percatado que desde que leyera ese libro la semana pasada, mis “ausencias creativas” (como me gustaba llamarlas a mí) habían aumentado de forma evidente.
Constantemente me pillaba a mí misma imaginando como resolver el final del libro, conmigo como personaje principal, (como hacía antes de que mi “linda” madre me interrumpiera).
Y esto se debía principalmente a que, para mi consternación el libro no estaba terminado, quedaba a la mitad y listo.
Nada para saciar mi sed de aventuras, mi sed de información… Y sin embargo este detalle me servía para imaginar locas teorías, en donde el libro siempre resultaba ser una historia real, en la cual los personajes llegaban de improvisto saltando por mi ventana, (justo donde yo estaba ahora) para invitarme a participar.
Aunque al final siempre me convencía de que era absurdo y me regañaba por no estar más que pensando en tonterías, como solía decir mi madre, aun así me gustaba soñar…

Este libro del que hablaba ahora, era uno que traía una cubierta de un libro que se titulaba “biografías de gente de un pueblo demasiado aburrido” y no tenía autor, me lo había llevado de la biblioteca confundido entre algunos libros para la escuela, en un error.
Era un libro colosalmente grueso y no tenia la más mínima intención de leerlo, obviamente a mí me gustaba leer, pero cosas interesantes.
Sin embargo luego había pasado algo muy curioso, que me había hecho cambiar de opinión. Cuando iba a tomarlo la sobre-cubierta se me resbaló dejando a la luz la “verdadera” cubierta, que era la de un libro viejo y sin titulo pero que de alguna forma me inspiró un profundo respeto, lo había abierto para ojearlo, pero mientras ojeaba el libro se vi súbitamente interesada y terminé leyéndolo completo, el cuento trataba así (aunque bastante resumido):


Hace mucho tiempo en un mundo apartado existía un grupo de jóvenes magos nacidos bajo la influencia de la energía superior.
Estos magos y brujas eran especialmente poderosos. Juntos estos magos, luego de terminar su entrenamiento, decidieron viajar por todo el mundo. Vagando descubrieron información sobre unas piedras que les proporcionaban grandes poderes, muy felices por su suerte, y ambiciosos de nuevas aventuras, investigaron a fondo el tema, escucharon cada mito, leyeron cada libro existente sobre ellas. Tanto hicieron que en poco tiempo ya sabían todo lo que se podía saber sobre aquellas piedras, desde donde estaban, hasta todas las funciones conocidas que se le atribuían (todos poderes maravillosos, se contaba que las piedras tenían poderes para revivir a la gente, prolongar la vida, dar poderes ilimitados…Se rumoreaban hasta cosas como que a cada piedra tenía atribuciones distintas). Lastimosamente, pronto se les presento un problema, la cantidad de piedras existentes, según todas las fuentes, eran seis y la cantidad de magos, era de siete…Una a una fueron encontraron las piedras y uno a uno los fueron escogiendo,(cosa del destino o de la suerte) a pesar de que las leyendas hablaban de eso como un extraño fenómeno. Mientras encontraban las piedras una tras otra, y se veían enfrentados a la evidencia de que aparentemente ellos estaban “destinados” a poseer tales piedras nunca dejaron de buscar la solución al gran problema, lo buscaron sin descanso, pero todas las fuentes de información apuntaban a lo mismo y lamentablemente eso ya no se podía negar, tendrían que asumir que uno de ellos, por muy amigos que fuesen… no gozaría de los mismos poderes que el resto.

Cuando encontraron la última piedra (que era aparte la más poderosa de todas) esta eligió al que considero mas apto, pero esto no le agradó para nada al último mago, y este (a pesar de saber que las piedras escogían por medio de magia antigua por lo tanto no cometían equivocaciones, y que también gracias a la misma magia antigua el dueño era inseparable a ella una vez que se les unía) exigió que se la entregaran en un arrebato de furia, pero el resto de los magos ya nada podían hacer.
Sabiendo que la piedra ya había escogido, sabiendo que ya no había mas piedras y encolerizado, se sintió profundamente traicionado, un sentimiento de odio intenso nació en el, se separó del resto y juró venganza, sin embargo no se le volvió a ver.
Se descubrió que los poderes de las piedras eran verdaderamente distintos entre ellos, y que cada piedra dominaba sobre algún elemento básico, aquellos poderes eran; agua, fuego, tierra, roca, viento y luz.
El caballero luz bien llamado “Madtriem” tomó el mando del grupo de magos, al ser estos magos más poderosos que el resto y al desear que la paz perdurara a su alrededor. Los magos asumieron la misión de solucionar los conflictos que surgían en todo el mundo, incluso solucionaban altercados que involucraban no solo dos reinos si no también dos especies (ya que este mundo era habitado por una infinitud de ellas) desterraron a las especies problemáticas, sanaron pestes, todo florecía a su alrededor, no parecía haber nada que ellos no pudieran solucionar y el mundo se convirtió en un lugar hermoso donde la gente se acostumbró a confiar en ellos para todo y donde pronto se olvidó la palabra guerra, no existía persona que los desconociera, “Los seis Magos” o “Los Elementales” así eran llamados por la gente que los adoraba y respetaba.
Pero como la historia nos ha enseñado ya muchas veces, nada es eterno, finalmente todo encuentra su final y el mundo es un equilibrio donde tienen que convivir lo bueno y lo malo, la luz y la oscuridad, donde para la creación tiene que haber destrucción y viceversa, por lo tanto la paz en el mundo un día simplemente acabó.

Con el tiempo algunos de estos magos murieron, (por decisión propia pues justamente una de las atribuciones de las piedras era prolongar la vida hasta límites aun no descubiertos) cuando eso pasaba el caballero Madtriem (o luz) se limitaba a guardar las piedras hasta que ellas mismas escogieran al próximo indicado.
Fue así como finalmente quedaron nada más que la dama agua o “Yülaeisha”, la dama viento o “Filver” y el caballero “Madtriem”.

Empezaron a haber disturbios en diferentes partes del mundo, pero para cuando “Los Elementales” se enteraron, era demasiado tarde, el último mago había vuelto, cambiado muy cambiado.
Pues luego de vagar guardando rencor durante años, había terminado internándose en las profundidades del mundo donde por fin había finalizado su búsqueda. ¡La había encontrado! la piedra que tanto había deseado, pero esta piedra era algo distinta de las demás, era la piedra de la oscuridad, y tenía la conciencia más despierta que el resto, una conciencia malvada y muy peligrosa.
Y al encontrarse con este ser tan carcomido por la avaricia, la tristeza, el rencor y los celos, pensó que seria presa fácil y lo aceptó como portador, como era evidente, él no lo pensó dos veces, era su oportunidad, la única oportunidad que tendría para que sus antiguos amigos pagaran cara su traición.
Sin embargo, al unirse a la piedra una oscuridad tremenda lo cubrió, borró de él los sentimientos como la esperanza, el amor, la piedad y la bondad. Apagó la luz de su corazón y lo convirtió en un ser malvado, frió y déspota, con ambición de dominar y destruir el mundo.

Buscó colaboradores en la oscuridad y se encontró con criaturas tan sombrías y malignas que cuesta describirlas, criaturas sedientas de sangre, guerra y venganza por haber sido expulsadas. El mago que poseía la piedra de la oscuridad se llamo “Shuträk”, guió a sus ejércitos contra la paz que habitaba en ese mundo.
Destruyendo o haciendo flaquear a los más débiles y logrando que el resto corriera a esconderse, pillando desprevenida a la gente que habitaba el mundo, llenando de pavor los corazones de esta gente que ya no conocía la guerra y que estaba ya acostumbrada a que los Elementales solucionaran todos sus problemas, pero los magos no llegaban y así Shuträk tomó fácilmente todo el poder en el mundo, estableciendo una cruel dictadura.
Los tres magos restantes que poseían las piedras de poder se enfrentaron a él, pero este eliminó fácilmente a la dama Yülaeisha y a la dama Filver. Madtriem que antiguamente había sido el mejor amigo de aquel mago, trató de hablar con él, de convencerlo que el poder de esa piedra le hacía mal, Shuträk no lo escuchó, carcomido como estaba por la oscuridad, todo lo que le decían lo tergiversaba o usaba para mal, por eso no escuchó a Madtriem, y se quedo firmemente aferrado a su errada posición.
Por su parte, Madtriem se hallaba terriblemente contrariado, pues no entendía muy bien lo que sucedía, no entendía porque su amigo se empeñaba tanto en destruir el mundo, (mundo que nunca había sido especialmente cruel con él), pero creía que tenia algo que ver con aquella piedra que su amigo había encontrado.
Y no creía eso sólo por la oscuridad que emanaba la piedra o porque no hubiera registro alguno de ella, ni siquiera lo creía porque pareciera lo lógico, sino, porque le bastaba mirar a los ojos de su amigo para saber lo mucho que estaba sufriendo, todo el dolor que lo rompía por dentro. Y aquello lo hizo sentir terriblemente culpable, pues, él había sido al que había elegido la ultima piedra por sobre su amigo y a pesar de que no era su culpa, se sentía culpable por no haber podido ayudarlo.
Cuando su amigo había desaparecido, él había sufrido más que ninguno la pérdida. Y su mirada se había posado a menudo en el horizonte con la esperanza de que algún día volviese.
Por eso, cuando lo miro y supo que ya no había vuelta atrás, cuando supo que su amigo jamás volvería, que él ya no podría hacer nada por ayudarlo y es más, que tendría que ser él mismo quien lo destruyera… Sintió un dolor como si algo se rasgara en su interior y ese dolor, ese sentimiento de culpa no mitigó nunca y se quedó alojado para siempre en su interior.
A pesar de sus esfuerzos por evitar esa instancia Terminal por todos los medios, al final no tuvo otra elección que luchar con el que antes había sido su gran amigo.
Fue así como se batieron en un duelo a muerte...
Pero ambos eran demasiado poderosos y el mundo no estaba preparado para soportar este tipo de batallas, el choque de energías fue tan brutal que creó un quiebre en la realidad de su dimensión, y era tal el magnetismo del portal, que ni siquiera ellos, tan poderosos como eran, podían estar cerca sin ser absorbidos por el.
A mitad de combate tuvieron que jugarse la vida para salir huyendo de una energía mayor.
Cuando todo había terminado y por fin el portal se había cerrado, Madtriem se enteró del caro precio que había tenido que pagar, su piedra, la piedra luz había desaparecido, no tuvo tiempo para preguntarse como, ni porque había sucedido aquella desgracia, pues Shuträk tampoco demoró en enterarse, seguían estando a mitad de combate.
Habiendo perdido la piedra, sus fuerzas se debilitaron, pero no se extinguieron, le quedaba bastante energía para escapar.
Logró escapar llevando consigo las piedras de fuego y tierra, con la esperanza de que eligieran a las personas que tuvieran el poder suficiente para controlarlas sin corromperse, esperando con todo su corazón que los nuevos portadores, la última esperanza del mundo, contaran con el poder para eliminar a Shuträk.

Shuträk habiéndose apoderado del resto de las piedras, asumió el control, demacró el mundo, lo llenó de oscuridad e infelicidad y dejó que sus horripilantes aliados lo habitaran.
Este también esperó a que las piedras con las que se había quedado (que eran las 3 restantes) se le rebelaran a alguien.
En su caso, las piedras apenas demoraron en revelarse, Y una vez que se hubieron rebelado las piedras agua, viento y roca, ante tres inocentes jóvenes. (A las que él llamó igual que sus antecesoras Yülaeisha, Filver y Yeckträv respectivamente) ellas comenzaron inmediatamente a entrenar y aprender magia con él.
Pero pronto se dieron cuenta de quien era, cuando eso paso, le tuvieron miedo y se sintieron engañadas, se negaron a que él siguiera siendo su maestro.
No tuvieron en cuenta que él era demasiado ingenioso y poderoso, que no podían enfrentarse a él. Las sedujo y amenazó para que se unieran a su bando, luego las torturó y manipuló con su oscuridad, hasta que tuvieron una mente casi tan retorcida y macabra como la suya.
Después, sólo cuando ya las tenia bajo su control, les enseñó a ser poderosas y a aprovechar al máximo sus habilidades.

1 comentarios:

Amara Aimery dijo...

Sólo como ya sé parte de la historia puedo entenderla, antes no jeje.

Como siempre, sigo opinando que muy buena... y no es nada infantil, más bien es madura, al menos más que primer historia ^^

Sigue Fran, por favor

Publicar un comentario