Presentación...

Presentación...
Portadas...las hice con cariño, así que no se quejen si no están muy lindas ^^

Cazadores del Apocalipsis, Misión de Reconocimiento






Capítulo 1, Misión de Reconocimiento.


Daniel caminaba por la calle, como siempre mirando con altanería y cruel desprecio a quien se le cruzara por delante; ninguno de ellos valía la pena, ninguno de esos seres humanos llenos de ambición, egoísmo, personalismo y crueldad, que le tocaba ver día a día desfilar ante sus narices.
Siempre podían intentar aparentar otras cosas, pero él sabía que era mentira, toda una fachada para parecer más de las horribles bestias que eran, las peores del reino animal... Pero ante Daniel de movían desnudas, él podía ver las verdaderas intenciones detrás de cada acto, y todo lo que veía, era que como siempre el ser humano hacía todo en beneficio propio, incluyéndose él, por esa razón era que odiaba a toda su maldita raza.
Ellos también lo odiaban a él, pero eso ya no lo molestaba, él ya se odiaba a si mismo, por ser humano y ser mil veces mejor para destruir que para crear, por ser necio personalista y ser exactamente igual de monstruoso que esas bestias a quienes él mismo criticaba.
Tanto dolor le había causado intentar una y otra vez ser distinto sin lograrlo, tanto dolor el fallar y ver como dañaba a los demás sin margen a solución, que había dejado hace tiempo de intentarlo siquiera, era su naturaleza y como tal, la asumía, no intentaba engañar a nadie acerca de si mismo como a él le habría gustado que no intentaran engañarlo a él… Se mostraba tal y como era, y curiosamente a los demás le desagradaba su compañía, que cínicos eran…Daniel estaba seguro de que todos eran como él o peor incluso, sin embargo lo rechazaban porque él si lo demostraba, vaya basura estaba hecho el mundo.


Si, verdaderamente ese chico era el blanco perfecto, pensó ella mientras lo miraba avanzar por la multitud.
Ese era Daniel Camus, su madre, una joven aristócrata se había casado con su padre, el dueño de un pub, a pesar de toda la oposición que había puesto su familia, ella lo había hecho igual creyendo ante todo en el amor que ambos se profesaban. Pero se había equivocado, ni ella lo amaba de verdad a él ni él a ella.
Al poco tiempo de casarse, él se había demostrado tal cual era, quitándose la mascara que había utilizado para casarse con la adinerada mujer. La trató medianamente bien mientras ella le entregó el dinero que constantemente le pedía, pero cuando dejó de hacerlo el trato empeoró cada vez más, cada día la maltrataba y no necesitaba estar ebrio para hacerlo.
Dentro de todo ese caos familiar, había nacido Daniel, lo maltratan desde pequeño y a pesar de que su madre decía quererlo no hacia nada cuando el padre golpeaba al niño, es más, prefería correr a esconderse que quedarse en su camino y arriesgarse a que también le pegara a ella.
Daniel había crecido viendo la total inmoralidad de su padre, y el como su maltratada madre se acostaba cada noche con un tipo distinto en intentos de borrar su dolor, tipos que algunas veces creían también muy divertido abusar del pequeño niño que se escondía aterrorizado en su habitación y que lo hacían entre las risotadas de su alcoholizada madre…
Por fin todo había terminado, cuando unos bandidos peores que su padre habían ido a asaltar la casa, ahí aprovechándose de todo el barullo que se había armado, Daniel escapó creyendo que en ese único acto semi involuntario se estaba demostrando a si mismo que era tan despreciable como sus padres.
La policía lo encontró poco después, llorando por las calles y luego de averiguar que los dos padres del pequeño habían muerto en el asalto y que en su casa no había quedado nada, se lo llevaron a un orfanato… donde a los quince años fue encontrado por el adinerado padre de su madre, su abuelo, a quien urgía la necesidad de un heredero…
Su abuelo lo adoptó, le puso montones de tutores privados, lo llevo a las mejores escuelas… sólo lo mejor puso a disposición de Daniel, preparándolo así para un gran futuro, sin embargo nunca se preocupó de darle ni un poco de cariño a su pequeño nieto…
Ahora Daniel era un chico de dieciocho años que iba a la universidad, y al igual que una vieja rosa a quien le es negada el agua, su alma se había marchitado, agobiada por la soledad y la forma autodestructiva que tenía de pensar el joven…
La chica lo miró con curiosidad, la habían mandado a ver si ese humano era un buen imán para ellos, y ahora que lo miraba, podría asegurar que sí, definitivamente era una buena victima para las “sombras”, de hecho, ese chico se podía tomar como la imagen viva de lo que necesitaban las sombras para ellas. Triste, solitario, amargado, con poca autoestima… lo curioso era que a pesar de que llevaba medio día observando al chico aun no sucedía nada.
Siguió a Daniel por entre la gente…siendo tan desapercibida ella para las personas y sus elementos circundantes como ellos para ella…


Daniel llegaba atrasado a la universidad, pero vaya novedad, la novedad sería que llegara a tiempo… Camino a su clase lo pararon dos muchachas, Pía y Michelle parece que se llamaban, hace un buen tiempo que no lo dejaban tranquilo y ahora que lo veían corrían entusiastas a saludarle.
Por regla general siempre las ignoraba, pero ya estaba cansado de que lo siguieran, si que hoy les contestaría ya que parecía que les hacía mucha ilusión que él les hablara.
-¡Ey! Hola Dani ¿Qué tal estas?- le pregunto la que aparentemente era Pía, era una chica linda con carita redonda, que usaba ropas muy infantiles.
- Oh… yo estoy muy bien- comenzó el en frío tono calculador…
- Por cierto se te ve bien esa ropa, te confiere ese aspecto de inocencia que de seguro no tienes ya en absoluto- le dijo Daniel a Pía con la más cínica de sus sonrisas mientras le acariciaba suavemente la mejilla, el vio con irónica satisfacción como las caras de las chicas pasaban de la ilusión porque el les contestase a la más absoluta incredulidad e indignación por lo que le decía a Pía.
Daniel miro con burla a Michelle que parecía hallarse en secreta satisfacción porque las palabras de él fueran dirigidas a su amiga y no a ella. Michelle era un poco mas fea que Pía pero vestía mucho más atrevida, casi lo enseñaba todo, se notaba que estaba desesperada por un chico, pensó Daniel.
- No te pongas celosa Michu, tu también te ves muy bien, como toda una come hombres, aunque seguramente te hayas llevado menos tipos a la cama que tu “inocente” amiga- le dijo entonces a Michelle con una amplia sonrisa de desprecio y malévola satisfacción en sus palabras.
- Eres un…- comenzó a decirle Pía pero Daniel la interrumpió.
- Si linda, un ser tan asquerosamente despreciable como ustedes, lo tengo claro, pero sólo fui sincero, les he facilitado el que probablemente es el pensamiento de la mayoría de los chicos que las han visto.- el par de chicas le dirigieron sendas miradas asesinas antes de irse con sus aires más dignos por el pasillo.

Daniel las miro irse con una lúgubre sonrisa en la cara… Bien, esas chicas ya no lo incordiarían más con su presencia.
Las chicas siempre se acercaban a él porque era guapo; con el pelo castaño claro, tes pálida, formado cuerpo y un par de impactantes ojos azules, él era el chico más apuesto de la universidad y lo sabía con creces, pero también sabía por lo tanto que las chicas que se acercaban a él, o lo hacían por su atractivo, o por el reto que representaba acercarse al antisocial chico…Algunas simplemente eran algo masoquistas o extremadamente curiosas.
Ninguna que valiera la pena solía pensar el chico, aun así cuando Daniel encontraba a alguna que fuera peculiarmente linda salía con ella y pasaban la noche juntos, luego hacía como que no la conocía y a la desdichada elegida no le quedaba otra que aceptar su rechazo. Daniel creía que eso le hacia bien a esas chicas, les hacía bien que supieran un poco más del mundo en el que estaban y así no fueran tan fáciles de engatusar.

Las clases pasaron rápidas como siempre, y Daniel se fue inmediatamente luego del término de estas a su casa.
Al llegar a su “mansión” se quedó un rato por allí, pululando en el muy bien cuidado jardín, su abuelo se hallaba en un viaje de negocios, y la mansión estaba llena de serviles empleados que todo lo que pretendían era ganarse su favor para subir de puesto.
Y sinceramente ahora no tenía ganas de lidiar con ellos, por momentos volvía a crecer en él una explosiva rabia contra el mundo ¿Por qué a él? ¿Por qué rayos había nacido en un mundo tan deteriorado como ese? ¿Y porqué había tenido que ser un vil humano? ¿Por qué simplemente no había sido una lombriz, o una rosa? Pensó mientras miraba los hermosos rosales del jardín, envidiando a las rosas por su ignorante quietud.



¡Por fin! Su trabajo le ofrecía frutos por fin, luego de haber estado todo el día siguiendo a ese humano para nada, y ahí estaba, la sombra asediando al humano, preparando su aura emotiva para transformar sus deseos….de un salto salió de donde estaba y se paró en frente de la sombra, esta como era obvio percibió su presencia y se abalanzó sobre ella, ella la esquivó de un ágil giro mientras la analizaba, era una poderosa, muerte…por fin tuvo listo lo que necesitaba para vencerla y una especie de esfera blanca comenzó a formarse en sus manos mientras esquivaba las constantes embestidas de la sombra…


Eso no podía ser, se dijo a si mismo Daniel mientras observaba pasmado la escena que se desarrollaba delante de sus ojos, una escena que podría ser digna de una mala película de terror, o de una extraña pesadilla, “la guapa chica contra la sombra parte I”… Era casi ridículo, y sin embargo… ahí estaba… frente a él, casi haciendole burlas, tan nítido como si fuera real, en vez de su alocada imaginación.
No, absolutamente eso no podía ser real…

2 comentarios:

Luxuria dijo...

Hola!!Gracias por tus comentarios y la afiliación, ahora mismo te afilio yo. He leído todo lo que has publicado y me gusta, escribes bastante bien^^Me dio mucha pena cuando ese misterioso hombre se llevó a Kate T_T y Daniel promete. Y Nindë Tinehtelë promete estar llena de magia.

muchos besos y sigue así!

Amara Aimery dijo...

Franii, te he dejado un premio en mi blog, por favor ve. http://recuentosdenochesydias.blogspot.com/

Publicar un comentario